Uso mi pantalla como lienzo de mis palabras para que, al llegar a tus ojos, veas mi voz transcrita, mis y nuestros conocimientos. Nuestros y mis ideales. Nuestro vanguardismo se presenta ante ti, dejando caer poco a poco el albornoz de lo cotidiano. Netamin se desnuda para mostrarte la esencia de nuestro blog. ¿Estás preparado?

Este desnudo no es más que la carta de presentación de nuestra historia. Porque llevamos más de un año soñando paz y dando guerra, atracando nuestros galeotes en tu puerto, haciéndote llegar lo más novedoso a cambio de tu fidelidad.

Para ti que eres experto, para ti que eres profano, para ti que buscas soluciones, para ti que rehúyes del problema, para ti nativo digital y para ti longevo aprendiz.

No somos los más leídos pero preferimos lo cualitativo más que lo cuantitativo, no contamos nuestros dedos sino que contemplamos lo que son capaces de agarrar. No pagamos resultados; trabajamos la rentabilidad. Pasa, ponte cómod@, abórdanos o mira en secreto. Para nosotros eres un orgullo de cualquier forma.

A ti que nos lees y creemos que te aportamos; a ti que tanto buceas buscando contenido y te detienes para tu toma de aire frente a nuestro artículo; a ti que buscas una voz diferente, que sabes que no todo el monte es orégano y que hay cosas de manuales que es mejor dejarlos en ellos. A ti te escribo que buscas realidad sin disfraces e inspiración sin terapias.

Todo comienza con mi frente clavada en la mesa y la yema de los dedos rascando fuertemente mi cabeza. Una frase se repite una y otra vez.

“¿De qué escribo esta semana?”

Confieso que no es tarea fácil la elección del tema. Puedo escribir sobre temas re-fritos o rascarme la cabeza hasta hacerme sarpullidos y buscar algo diferente. Confieso que me salen antes las experiencias que el concepto. Estoy en plan Neruda, en silencio, y confieso que me gusta estar así, callado, porque estoy como ausente. Quizás por eso llegamos a tus dos órganos principales: a tu cerebro y a tu corazón. Porque el blog de Netamin trata de aportar contenidos y conocimientos pero sin olvidar las emociones.

De repente, ¡eureka!, centenares de palabras tienen sentido. Ya tengo la temática! Ahora hay que ordenar ideas, documentarse correctamente, componer el artículo… No queremos dejar ninguna palabra en el aire porque, como sabemos, una racha más fuerte de la cuenta y las palabras termina llevándoselas el viento.

Por no hablar de la esencia del blog de Netamin. ¿Qué le vamos a hacer? Creemos en la diferencia, en la creatividad, en contar y hacer las cosas de manera diferentes, porque para hacerlas igual ya hay mucha competencia.

Y así llevamos más de un año. Es un orgullo para mí escribirte cada semana.

 

 

 

Compartir

Dejar respuesta