Parece que está dormida pero está más despierta que nunca. Cierto es que la expectación que creó, previa a su nacimiento, fue bastante grande y, una vez que vio la luz, su explosión no ha sido como se esperaba. Da así la sensación que Google Plus promete pero no convence, que ilusiona pero no se disfruta. Como si fuera una eterna promesa o un gigante en la sombra.

Pero el potencial de la red social de Google es enorme, y a pesar de lo que parece, su crecimiento es mucho mayor del que tiene o haya tenido Facebook en toda su existencia. Para muestra un botón, y nunca mejor dicho. El botón de +1 de Google Plus es una herramienta SEO muy interesante ya que cuentan como criterio de los buscadores, además de mejorar las visitas de las páginas web. Tener muchos pluses en nuestras aportaciones asegurará un mejor posicionamiento y esto les beneficiará a la hora de conseguir tráfico.

Tanto es así, que Google Plus se ha convertido en la red social que más afecta en la mejora del posicionamiento web, mejorando hasta en un 14,63% el posicionamiento de las marcas. Todo un aliciente a las empresas para estar en ella.

Y puestos a añadir beneficios para una empresa, mencionar las aplicaciones integradas en la red como son Google Docs, Google Maps o Google Places, lo que le convierten en una alternativa ideal para el funcionamiento interno de las empresas ya que permiten una conexión intrapersonal que beneficia, a grandes niveles, a todos los miembros de las mismas.

Entonces, ¿por qué no termina de explotar?

Hemos hablado de algunos de los beneficios de Google Plus, del potencial, de lo que benefician al SEO, de su gran crecimiento. Pero sin embargo, desde fuera, desde nuestra usabilidad cotidiana, parece verse aletargado, como si para el público fuese imposible destronar al rey Midas de las Redes sociales, como si Facebook fuese intocable.

La comodidad de las personas, que creen tener todo lo que necesitan en Facebook, hace que se mire con recelo a su competidora. La gente quiere algo mejor y diferente, por eso, esa alternativa que buscan, la encuentran en Twitter. A priori, y ya hemos visto que Google + es mucho más de lo que tenemos en mente, creemos ver en ella otra red social, con un mismo fin, un mismo tablón, un mismo lugar donde alojar tus fotos,…y obviamos la posibilidad de hacer videoconferencias con varias personas a la vez o la posibilidad de agrupar a tus contactos en círculos, haciendo más real nuestra ordenación de amigos.

Si bien, es posible que Google aún tenga la etiqueta de “buscador” versus  Facebook que es la red social por antonomasia. Con Google tenemos la posibilidad de llevar a todas partes nuestros documentos de texto, pudiendo realizar las modificaciones que queramos desde cualquier dispositivo con Google Docs, y sin embargo, aunque parezca mentira, seguimos usando, en amplia mayoría, la redacción de escritorio. Porque para muchos, Google sigue siendo el buscador y no cualquiera de las potenciales utilidades que tengan.

El otro punto, donde parece amortiguar Google es en la complejidad de su red social. El resto de sus competidoras parecen ser más sencillas y por lo tanto, en un principio, de mayor uso social. Sus hermanas parecen ser más fáciles de usar y eso desvía la atención de todo su potencial.

En términos generales, tenemos frente a nosotros una herramienta que, tanto a nivel personal como empresarial, lo tiene absolutamente todo para lograr el Olimpo de las redes, pero que posiblemente tenga que hacer algún esfuerzo en mejorar algunos aspectos si quiere lograr alcanzar a la joya de la corona, si quiere destronar a Facebook.

Dejar respuesta