ortografía redes

Estamos en un mundo en constante evolución (aunque a veces diría mejor; involución). Si los SMS han hecho un daño ortográfico irreparable en cierta Generación Y, la blogosfera tiende a normalizar un poco la lengua en lo que a la gramática se refiere aunque tampoco perdemos demasiado el tiempo en la ortografía desgraciadamente.

El auge de Internet ha dado lugar a una actitud más relajada cuando se trata del marketing de contenidos, en gran parte debido a la informalidad del correo electrónico, a los mensajes de texto, y los medios sociales. Las abreviaturas y la falta de puntuación son muy comunes en estos canales. Está claro que nadie es inmune a los errores ortográficos y gramaticales pero tener demasiados errores tipográficos es malo para tu negocio y puede dañar tu reputación. 

ortografía redes

 

Internet es una herramienta de aprendizaje extraordinaria, es una fuente de textos como no se había visto desde hace un siglo. Nuevas generaciones han resucitado el diario en formato de blog, la comunicación epistolar en parrafadas de chat, el debate público en conversación instantánea.

Sin embargo los blogs no son un homenaje al perfeccionismo, sino más bien un homenaje al arte de ser curioso y emprendedor. Y mientras que, el periodismo tradicional y de años se ha empeñado en tener la razón y auto-nombrarse como una autoridad, el nuevo periodismo contribuye mas en la discusión y entiende que la noticia es una mercancía y los formadores de opinión son solo meros transmisores

 

Un estudio realizado por Disruptive Communications mostró que el comportamiento de las marcas que mas molesta a la gente en las redes sociales es la mala ortografía. Si los clientes están molestos por estos errores en las redes, imagínate cómo se sentirán si reciben un correo o un eBook repleto de faltas. Está bien ser coloquial en tu escritura y dirigirte a tu lector, pero ten en cuenta que tu público no debería tener que adivinar lo que estás tratando de decir.

Desde aquí animo a los blogueros y bloqueras de este país a valorar debidamente el lenguaje que tan libres nos hace. Y como dice Fernando Pessoa; “La suerte de un pueblo depende del estado de su gramática”.

Compartir

Dejar respuesta