El paso del tiempo trae consigo la rapidez y la facilidad de realizar las cosas, adaptarnos es sinónimo de cambio infinito. Los más inteligentes entre los móviles se han empeñado en que lo tengamos todo al alcance de la mano y de forma inmediata. La revolución ha llegado.

En unos pocos centímetros cuadrados tenemos la posibilidad de aunar una cámara de fotos, una cámara de vídeo, un cuentakilómetros, un GPS, nuestros movimientos bancarios, una enciclopedia totalmente actualizada, un reproductor de música, un mapa estelar, nuestros perfiles en las redes sociales, el teléfono… No es de extrañar que cuando nos quedamos sin “móvil”, nos quedamos casi sin vida!

Por esa dependencia nada circunstancial, el Marketing trasladado a la mano se convierte en un elemento de primera necesidad para los marketeros. Saber aprovechar esta cercanía y usarla como herramienta de publicidad es obligado.

Es por eso y porque más del 70% de los españoles se conectan a diario a la red a través del celular. Es por eso y porque cerca de 5 de cada 10 usuarios usa móvil o tableta para comprar. Es por eso, porque el 25,5% de los internautas del país, aproximadamente unas 6 millones de personas, están constantemente conectadas a internet a través del teléfono móvil. Es por eso y porque el 63,2% de los teléfonos son los llamados inteligentes.

Debemos cambiar nuestra forma de pensar y destinar más esfuerzos al marketing móvil, entendiendo móvil no como teléfono sino como movilidad. Usar aplicaciones de geolocalización, generar descuentos únicos con telefonía, aplicaciones en las que interactúen app-usuario… Como dice Thomas Husson, de Forrester, estos dispositivos están creando la unión entre el mundo online y el mundo offline.

No nos quedemos atrás y adaptemos nuestra idea de marketing a la idea de movilidad. Dar los buenos días solo al que está en nuestro negocio y no al que está cerca del mismo es dejar de lado la posibilidad de atraer a un cliente y/o poder fidelizarlo.

Dejar respuesta