Antiguamente, en la marina mercante, era habitual registrar los datos de lo acontecido durante las guardias en unas libretas conocidas como “cuadernos de bitácoras”. En este cuaderno, el escritor escribía la experiencia de su vida. Hoy en día, el cuaderno de bitácoras ha evolucionado y no se escribe en tinta sino digitalmente. ¿Quieres conocer cómo puede beneficiarte un blog?

El blog se ha convertido en una herramienta casi indispensable en el mundo 2.0, tanto a nivel particular como empresarial. Tener un blog personal te da la oportunidad de contarle al mundo qué pasa por tu cabeza, qué vivencias has tenido o qué  piensas, por ejemplo, sobre los neutrinos. Y no solo eso, también, tienes la posibilidad de interacturar con otras personas que pueden estar afines o en desacuerdo con tu opinión.

Y es ahí donde radica la fuerza del blog corporativo, en esa interacción con el actual o potencial cliente. Es la esencia del 2.0, la bidireccionalidad, la que enriquece las relaciones personales y comerciales.

Feedback, feedback, feedback…

Muchos negocios se gastan más o menos dinero en una web que, de manera estática, muestran cómo es su empresa, qué productos venden o dónde se encuentran. Cuidar su “carta de presentación” está bien, pero no escuchan al cliente.

El blog permite crear conversaciones con el consumidor y escuchar lo que le gusta o lo que no tiene éxito. Dicho de otra forma:

El blog recoge información sobre tu público de manera gratuita. El feedback es esencial para estudiar tu mercado.

Cómo crear un blog y dónde lo alojo?

Para empezar puedes usar Blogger o WordPress que son servicios muy sencillos y a la vez muy completos. Las posibilidades de diseño son prácticamente infinitas. No es necesaria la intervención de ningún diseñador web a no ser que quieras crear un blog absolutamente exclusivo y diferenciador, que le dé un aire completamente distinto al resto o necesites asesoramiento y/o medios para potenciarlo. En ese caso, la ayuda de un profesional es necesaria. 

Podemos optar por dejarlas por separado, pero lo conveniente es integrar el blog dentro de tu página web. Juntar lo dinámico con lo estático. Dale a tu espacio 1.0 el ascenso al 2.0!!!

Ahora ya tienes un catálogo (web) y una atención al cliente (blog).

Viralíza!

Si a tu blog le añades la posibilidad de compartirlo en las redes, la mezcla bien merece la pena. Se trata de una simbiosis entre ambos medios, una sinergia que resulta muy beneficiosa si además tenemos nuestro blog integrado en nuestra página web.

Al viralizar nuestro contenido, estamos atrayendo tráfico a nuestra web. La relación es sencilla. A mejor contenido mayor número de visitas. Mayor número de visitas más posibilidades de que compartan tu contenido. Esto, aumenta el tráfico lo que se traduce en aumento de potenciales clientes.

Y tu, ¿Ya tienes tu blog?

 

Compartir

Dejar respuesta