La sala de espera olía a berenjena y llevamos nuestro negocio en ayunas desde el día anterior. El doctor nos abrió la puerta y pusimos el brazo. La analítica estaba en marcha. Pero, ¿qué indicadores seguirá para determinar el buen funcionamiento? Doctor, háblenos de los KPI’s por favor.

“En primer lugar -nos dijo- deje de llamarme doctor. Solo soy el encargado de analizar el correcto funcionamiento de su estrategia de negocio dándole la información que necesita. Así pues, siéntese que ahora vuelvo y hablaremos de qué es un KPI?”

Mientras volvía, busqué en Wikipedia a qué correspondían las siglas KPI y entendí que provenían del inglés Key Performance Indicators, o lo que es lo mismo, Indicadores Claves del desempeño que miden el nivel de desempeño de un proceso.

“Lamento la espera. Pues como le decía, veamos qué es un KPI”

Saltaré aquí lo que me dijo sobre las siglas pues ya lo escribí anteriormente.

“Así pues -continuó- un KPI, o conjunto de ellos, nos ayuda a comprender si estamos siguiendo el camino correcto para alcanzar las metas y objetivos propuestos por la empresa. Para ello nos valdremos de una serie de indicadores clave en virtud de cuáles sean esos objetivos que tengamos. Vamos, para que usted lo entienda muchacho, no es lo mismo enfocar el análisis si lo que quiere es vender o, por el contrario, si lo que quiere es ganar notoriedad. ¿Me sigue?”

Me había quedado claro y siguió usando esos dos ejemplos para decirme algunos KPI’s que podían ser de mi interés.

KPI’s para la venta

· Número de ventas realizadas en horas, días, semanas, meses, trimestres y años.

· Tasa de abandono de cesta de la compra.

· Competitividad de precios

· Tiempo medio de visita de página

· Relación clientes nuevos vs clientes repetidores

KPI’s para la marca

· Número de nuevos seguidores en RRSS

· Número de me gustas, RT, contenido compartido, +1, estadísticas promos

· Tráfico de web/blog procedente de RRSS

· Suscriptores de la marca, klout

· Tiempo en el sitio

Como estos indicadores podríamos decir muchísimos más, siempre según sea el objetivo que nos marquemos.

Un KPI te ayudará a comprender qué está sucediendo realmente con tu producto o servicio y a tomar las mejores decisiones en virtud al análisis realizado.

Me fui con la certeza de que había mucho aún por descubrir y de que volveríamos a vernos. Recogí mis pertenencias y crucé aquella sala de espera que aún olía a berenjena dispuesto a enfocar, de otra manera distinta, incluso la estrategia de mi propia marca personal.

Compartir

Dejar respuesta