Sin tapujos, si no aparecemos en la primera página de Google no existimos, y estoy seguro que ese no es el fin que buscamos para nuestra empresa o nuestra marca personal. Por lo tanto más nos vale ponernos las pilas en cuanto a SEO o SEM. Pero, ¿qué son realmente y qué nos conviene usar?

Como bien sabemos, y si no aquí estamos para recordarlo, el SEO y el SEM son las piezas fundamentales del puzle del posicionamiento. Podemos usarlas por separado o, mejor, a la par.

La primera de las caras de esta moneda, que insisto podemos dejar de canto para usar los dos lados, es el SEO (Search Engine Optimization). Se trata de una serie de técnicas que usamos para atraer a los motores de búsqueda a tu página web o tu blog. Estas técnicas conforman una laboriosa tarea manual para escalar posiciones entre las enredadas telas de Google.

Estas son “algunas” de esas técnicas que favorecen el SEO. Piensa que hay mas de 200 criterios en los que se basan los motores de búsqueda para posicionar tu página!

  • Estudio de Palabras Claves: se trata de buscar aquellas palabras o frases por las que los posibles clientes accedan a su web una vez realizada una búsqueda. Es una pieza esencial del SEO ya que su elección acertada puede aumentar su posición considerablemente.
  • Uso de categorías: es otro de los baluartes del posicionamiento. No dudemos en usar palabras clave también como categorías pues ayuda a la hora de buscar.
  • Utilizar imágenes, cuantas más mejor: es importante que el lector se encuentre con ellas a lo largo del post pues, además de posicionarnos, ayuda a que este descanse la vista y haga un análisis visual sobre lo que está leyendo. La experiencia usuario también premia! 
  • Usar las palabras claves con cabeza: de nada nos sirve llenar un artículo de palabras claves que nos puedan ayudar si el final del mismo parece como artificial, sin sentido o sin alma. Utilicemos la inteligencia para colocarlas de manera estratégica.
  • Intercambio de links: compartir enlaces y ser correspondido ayuda al posicionamiento de nuestro sitio. Eso sí, evita que esos sitios nada tengan que ver con el tuyo pues, y más con la llegada del Penguin 2.0, está bastante penalizado.
  • Contenido: lo que Google premia más es que lo que haya en tu sitio sea relevante, que sea original y de calidad. Merece francamente dedicarle más tiempo para que tu web o blog tengan esa calidad que el público quiere.

SEO-ILLUSTRATION

El otro lado de la moneda es el SEM (Search Engine Marketing), o lo que es lo mismo, el atajo rápido para dejarse ver por más personas. Es decir, pagamos a Google para que nos envíe tráfico.

El resultado es más inmediato que el de su colega SEO por lo que tendremos tráfico de un día para otro.

Nos ayuda a incrementar el posicionamiento natural ya que las personas que están accediendo a tu sitio, realmente están haciendo una búsqueda relacionada con tu producto en ese mismo instante.          

Además, solo pagarás a Google por el número de impresiones, o lo que es lo mismo, las veces que otros hagan clic en tu anuncio. Sin pago mensual, únicamente con el presupuesto que nosotros elijamos previamente.

Así que, si el bolsillo lo permite, deberíamos romper la disyuntiva de uno u otro y hacer una mezcla entre ambos. SEO y SEM pueden ir de la mano y lograr así mayor visibilidad para nuestra marca.

Compartir

Dejar respuesta